Camino de Santiago con perro

Si ya de por sí recorrer el Camino de Santiago es una experiencia única, hacerlo junto a nuestros fieles compañeros lo hará sin duda aún más enriquecedor e inolvidable. Este año 2021 es además Año Santo Jacobeo, lo que hará nuestro camino todavía más especial. 

El Año Santo Jacobeo o Año Santo Compostelano se celebra los años en los que el 25 de julio, festividad de Santiago Apóstol, cae en domingo. Esto sucede únicamente 14 veces cada siglo. A causa de las circunstancias especiales de la pandemia de la Covid-19, por primera vez en la historia el Año Santo Jubilar se prolongará y celebrará durante dos años consecutivos: 2021 y 2022.

Cada vez son más los peregrinos que se animan a disfrutar de la experiencia de realizar el Camino de Santiago acompañados de sus mejores amigos y cada vez encontramos más facilidades y detalles para disfrutarla juntos: alojamientos en los que son bienvenidos, agencias especializadas, credencial canina para realizar el Camino e incluso su propia Compostela: la Perregrina. Así que, no lo dudes: #quetuperroteacompañe. 

Os facilitamos a continuación consejos e información práctica para ayudaros a afrontar esta aventura.

 

PREPARACIÓN FÍSICA

Al igual que nosotros, nuestros perros necesitan estar preparados físicamente para afrontar esta gran aventura en las mejores condiciones. Una buena preparación nos permitirá disfrutar al máximo de nuestra experiencia.

Al menos un par de meses antes de empezar nuestro itinerario, debemos realizar de manera frecuente largos paseos juntos. Aunque nuestro perro esté acostumbrado a correr y hacer deporte, la rutina de caminar largos recorridos (entre una o dos horas diarias) le ayudará a prepararse. Es importante que estos paseos los realicemos por distintas superficies: caminos de tierra, calzadas, caminos de piedras, etc. para que se acostumbre a los diferentes terrenos y curta sus almohadillas.

 

REVISIÓN VETERINARIA

Es imprescindible realizar una buena revisión veterinaria a nuestro compañero de fatigas, para asegurarnos de que su estado de salud le permite esta aventura con total seguridad. Su estado físico, su raza y su edad, son elementos importantes a la hora de diseñar el itinerario.

Tiene que tener las vacunas al día, también la antirrábica, y realizar una correcta desparasitación, tanto interna como externa, para afrontar el camino en las mejores condiciones.

El Microchip, además de ser obligatorio, puede resultar de gran utilidad si por cualquier percance en el Camino nuestro perro se despista y es necesario que lo identifiquen para localizarnos.

 

ELEGIR ÉPOCA PARA REALIZARLO

La primavera y el otoño son las épocas más recomendables para realizar el Camino con nuestro perro. Así evitamos las condiciones más extremas del invierno, en el que los días son más cortos, llueve más y las temperaturas son muy bajas; y el excesivo calor en verano.

Como no siempre tenemos la disponibilidad de elegir la época, en el caso de hacerlo en verano es fundamental realizar las etapas durante las primeras horas del día y al atardecer, evitando las horas centrales en las que las altas temperaturas podrían hacer sufrir a nuestros perros e incluso causarles un golpe de calor. Hay que tener en cuenta además que en los tramos de asfalto el pavimento alcanza temperaturas muy altas los días de calor.

 

MOCHILA

Documentación. Como siempre que viajes con tu perro, tienes que llevar su cartilla veterinaria o pasaporte, con las vacunas y desparasitaciones en regla. 

Credencial Canina y Perregrina. Gracias a la iniciativa de APACA (Asociación Protectora de Animais do Camiño), también puedes contar con una Credencial Canina para realizar el Camino que, al igual que la de humanos, deberá ser sellada durante la ruta  en los diferentes establecimientos que visitéis. Al finalizar el Camino, podrás recoger La Perregrina, o Compostela Canina, de tu mascota en la oficina de APACA.

Placa de identificación. Es muy recomendable poner en su collar una placa identificativa con su nombre y vuestro número de teléfono.  En caso de que se despiste accidentalmente, esto ayudará a que puedan localizaros rápidamente sin necesidad de contar con lector de microchip.

Correa y arnés o collar (con lo que estéis más cómodos). Como recomendación general, un buen arnés y una correa de canicross, puedes haceros más llevaderas las largas caminatas que tenéis por delante. Nunca está de más llevar de repuesto, por si tenemos algún imprevisto.

Chubasquero. Dependerá de las necesidades y hábitos de nuestro perro, pero puede ser realmente útil. La lluvia y el frío pueden afectarle, ellos también se resfrían. Tenlo en cuenta.

Zapatos para perro. Contar con ellos en nuestro equipaje es una buena idea por si se lastiman las almohadillas. Tenéis muchos kilómetros por delante, es mejor estar preparados. Si hacéis el Camino en meses de mucho calor, las etapas en las que haya asfalto este va a estar muy caliente y, si lo hacéis  en invierno, la nieve puede quemar sus almohadillas. 

Botiquín. Debemos incluir en él gasas estériles, esparadrapo, desinfectante, crema o vaselina para las almohadillas, repelente de parásitos y mosquitos, protector solar y suero fisiológico.

Esterilla o mantita. Para que duerma cómodo, no pase frío y recupere fuerzas.

Bebedero y comedero portátil.

Bolsitas desechables

Toalla de microfibra

 

CUIDADOS

Cuidado de las almohadillas. Poner especial mimo y atención en el cuidado de sus almohadillas es fundamental. Nos ayudará a evitar lesiones y disgustos. Antes de empezar cada etapa hay que hidratar bien sus almohadillas con vaselina o crema hidratante. Al final del recorrido diario, es recomendable lavárselas con agua fría y un poco de jabón e hidratarlas de nuevo con vaselina o crema. Si lo necesitara, existen también pomadas específicas para reforzar las almohadillas.

Hidratación. Una correcta hidratación es importantísima, tanto para nosotros como para nuestros compañeros de cuatro patas. Asegúrate de llevar siempre suficiente agua para la etapa, ya que no en todas ellas es fácil encontrar  fuentes. Es mejor estar preparado, no descuides nunca este aspecto.

Alimentación. Al igual que la hidratación, una buena alimentación es vital para afrontar las largas caminatas y el esfuerzo físico que suponen. Es recomendable mantener su dieta habitual, no hacer ningún cambio brusco, pero incrementando algo la ración, ya que su desgaste físico también es mayor al habitual. No es necesario que cargues con comida para muchos días, en el Camino encontrarás supermercados y tiendas especializadas donde podrás comprar comida para él.

Descanso. Un buen descanso es fundamental para recuperar fuerzar para afrontar la siguiente etapa. Asegúrate de que tenga suficientes horas para descansar relajadamente y cómodo. 

 

ALOJAMIENTOS

Cada vez son más los albergues, hostales, pensiones, campings, hoteles y casas rurales que son amigables con nuestras mascotas. Puedes encontrar muchos en los distintos recorridos del camino. Planifica tu ruta y reserva los alojamientos con antelación, para evitaros preocupaciones durante el camino y que solo os tengáis que preocupar de disfrutar de esta gran experiencia juntos.